Valores ambientales

Comiendo frutos del bosque... como veníamos haciendo cientos de miles de años....
 

Sabemos que los cultivos tradicionales de cereales se encuentran en grave crisis debido a los altísimos costos ambientales del modelo agrícola. Está claro que con las bellotas todo lo que hay que hacer (una vez que los árboles han sido plantados y son suficientemente adultos para producir fruto, unos 5 años) es venir en el otoño y cosechar las semillas, los árboles seguirán produciendo posiblemente por cientos de años sin requerir mayor atención. El trigo, los cereales o cualquier otro cultivo, sin embargo, es un asunto muy diferente. Requiere de un constante trabajo anual. En el caso de la agricultura convencional, la tierra debe ararse cada año, rompiéndola en profundidad con el arado para preparar un surco para las semillas; la semilla, hoy por hoy generalmente híbrida y recubierta de fármacos, debe ser sembrada y se hace con maquinaria; debe encontrarse la forma de controlar las hierbas que compiten para lo que se echan herbicidas y agregar fertilizantes para obtener una cosecha satisfactoria ya que los suelos, al no recibir materia orgánica de renuevo, están muertos. Hay que agregar insecticidas y fungicidas para controlar las plagas y enfermedades y luego de nuevo usar maquinaria pesada para segar la cosecha. Esto significa mucho trabajo extra, especialmente si considera que aún con todo este esfuerzo de cultivo, la cosecha de trigo es menor que la que se obtendría de bellotas en áreas similares de terreno. Entonces... ¿porqué en la tierra la gente ha caído en la trampa de hacer cultivos anuales?. No sólo entregamos mucho trabajo extra para obtener bajas recompensas, sino que hemos desarrollado métodos de cultivo de nuestros alimentos que son extremadamente dañinos para nuestro ambiente y para todas las plantas y animales que viven en él (incluyéndonos nosotros por supuesto). Veamos esto con mayor detalle:


 

Monocultivo agrícola anual

Los cultivos anuales desarrollados con sistemas convencionales, demandan que el suelo sea preparado lo que conlleva destruir la materia orgánica existente y la extinción de la mayor parte de la fauna del suelo al que deja expuesto a la erosión por el viento y la lluvia. La estructura del suelo se daña y con el cultivo continuo el subsuelo llega a estar muy compactado resultando incapaz de permitir un drenaje adecuado y evitando que las raíces penetren y obtengan los nutrientes necesarios. Por ello cada vez son menos ricos de minerales y oligoelementos nuestros alimentos cultivados: con ello se resiente nuestra salud. 

  • Cuando llueve el suelo se lava y es arrastrado con la lluvia con lo que se produce la pérdida del estrato principal de obtención de nutrientes para las plantas que pasan a ser dependientes de los insumos químicos externos. También, muy similares genéticamente, todas las plantas serán susceptibles a las mismas plagas y enfermedades y todas tendrán requerimientos climáticos iguales. Si una sufre, todas sufren. El sistema es dependiente de grandes insumos de fertilizantes, herbicidas, pesticidas, fungicidas, etc. que luego van a pasar a nuestro organismo.
  • Un campo de trigo es como un desierto para la mayoría de las plantas y animales silvestres; el régimen de crecimiento intensivo significa que muy pocas especies de plantas serán capaces de crecer en este campo y consecuentemente muy pocos animales podrán sobrevivir en él. 

Se puede alegar que las cosechas de trigo se han incrementado dramáticamente en los últimos 100 años, desde 1 tonelada por acre al inicio del siglo hasta 3 o más toneladas por acre actualmente. Pero ¿es esto sostenible? ¡No, no lo es!. De hecho, si toma en cuenta toda la energía gastada para hacer la maquinaria agrícola, el combustible que usa, la fabricación de fertilizantes, etc. y todas las otras cosas que se necesitan para producir los alimentos, se usa mucha más energía actualmente para producir los alimentos qué la que estos proporcionan!. Esta ridícula situación es sólo posible debido a la actual abundancia de combustibles fósiles, pero ¿cuánto tiempo durarán?.

Los Bosques Comestibles
Veamos ahora un bosque natural. ¿Quién lo alimenta con fertilizantes artificiales?
¿Quién esparce fungicidas? ¿Quién aplica los herbicidas y por qué no está todo devorado por los insectos?. Está claro que existe un equilibrio entre las diferentes especies. Un modelo de convivencia que de alguna forma va a “pasar” a nuestro alimento. Año tras año el bosque produce grandes masas de alimento y sostiene grandes grupos de mamíferos, aves e insectos. Una amplia variedad de plantas crecen codo con codo, algunas veces compitiendo pero la mayoría de las veces ocupando diferentes nichos ecológicos en el bosque e incluso colaborando entre ellas Por ejemplo, algunas plantas tendrán sistemas de raíces profundas y obtendrán sus nutrientes de una mayor profundidad en el suelo, más allá del alcance de otras plantas. Cuándo sus hojas mueren en el otoño muchos de sus nutrientes servirán para otros miembros de la comunidad. Otras plantas tendrán raíces superficiales y obtendrán sus nutrientes del estrato inferior de la superficie del suelo.
Igualmente, habrá diferentes gradaciones de altura, algunas plantas serán árboles altos, algunas árboles pequeños o arbustos, habrá enredaderas alcanzando altura apoyándose en los troncos de otras plantas, en la superficie del suelo habrá pequeñas plantas perennes capaces de vivir a la sombra del bosque. Algunas plantas pequeñas crecerán a inicios de año, cuando los árboles aun no tengan hojas y completarán su ciclo de vida a inicios del verano. Hay diferentes nichos para las diferentes plantas que ocupan el suelo y en diferentes tiempos.
Las ramas y hojas de los árboles altos crean dentro del bosque un ambiente protegido y más estable. Las fluctuaciones de temperatura son menos extremas que a campo abierto, hay menos viento y heladas de modo que las plantas están menos sujetas a los cambios de nuestro clima. Los diferentes nichos ecológicos existentes en el bosque permiten que vivan en ellos una mayor variedad de criaturas y cuanto mayor sea la diversidad de vida silvestre en un ecosistema, éste será más estable. La fuerza de la lluvia es amortiguada por los árboles y la rica capa orgánica sobre el suelo absorbe la lluvia y permite que el agua se filtre y mejore su humedad en lugar de que corra hacia los ríos y arroyos y descargue al mar los nutrientes y el suelo fértil que arrastra.
Hay gran actividad de las bacterias y los hongos que viven en los sistemas de raíces de las plantas del bosque que aumentan la capacidad de las mismas para absorber los nutrientes del suelo y además producen nutrientes que ellas pueden utilizar.
 

Investigaciones recientes demuestran que cuanto mayor es la diversidad de las plantas que crecen en un área mayor es la cantidad de crecimiento que tiene lugar. Entonces, podemos apreciar que el bosque no sólo es autosuficiente y altamente productivo, también provoca un aumento gradual de la fertilidad del suelo, a diferencia del suelo cultivado anualmente que necesita insumos constantes para que permanezca fértil. 



 

Vamos... que comiendo bellotas contribuimos por tanto a la valorización del bosque y con ello a la mejora del clima, los suelos y nuestras opciones de vida futura. Además de mejorar nuestra salud y la de quienes nos rodean. Alguien da mas?

 

 

Logo

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------